7 de cada 10 mujeres pasarían por el quirófano

Como cada año, el 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, una fecha muy necesaria que conmemora la lucha de la mujer por la igualdad de derechos, oportunidades, y participación que los varones. Un terreno en el que todavía queda mucho por hacer y que abarca mucho más de lo que se ve. Sí, porque incluso la imagen ideal que demasiadas anhelan es la de una exitosa, guapa, delgada y joven (y en definitiva perfecta por fuera) mujer.

Este nivel de autoexigencia es insostenible para cualquiera y, tal y como señalan los datos del último estudio del comparador de seguros de salud Acierto.com, acaba haciendo mella. Por no hablar de los trastornos mentales específicos que conlleva la violencia de género. De hecho, 3 de cada 4 mujeres con problemas de salud mental han sufrido violencia en el ámbito familiar o de su pareja. Un patrón que se repite durante años y que a la víctima también le resulta muy complicado abandonar.

Un nivel de exigencia que hace mella

En términos generales los números apuntan, por otra parte, a que ellas se ven afectadas por casi el doble de trastornos psiquiátricos que los hombres. Curiosamente, cuentan con mayor facilidad para expresarse, son más precavidas y se cuidan más que ellos. Incluso mantienen unos hábitos de sueño y alimentación más saludables, consumen menos alcohol, etcétera. Lo que llama la atención, sin embargo, es su autopercepción, porque la mayoría perciben que su estado de salud es peor que el del hombre.

Esto podría deberse, entre otros, justo a los factores socioculturales a los que debe enfrentarse la mujer y que incrementan su exposición al estrés: la sobrecarga laboral a la que se suma el trabajo doméstico no compartido, la todavía estigmatización de las madres solteras, la baja recompensa social, la dificultad de acceso a determinados puestos, los estereotipos, etcétera.

Otro asunto directamente relacionado con su autoestima tiene que ver con su imagen. Sí, porque la presión social sobre la corporalidad femenina es exagerada, en especial sobre las adolescentes, que se enfrentan a un ideal de belleza irreal e insalubre que, en casos más extremos, puede acabar desembocando en problemas mayores (el número de afectadas por trastornos alimentarios, por ejemplo, se encuentra muy por encima que el de los afectados varones).

Si hablamos de lo satisfechos que están unos y otros (hombres y mujeres respectivamente) observamos que no solo son ellas las que se muestran más inseguras, sino las que también están más dispuestas a pasar por el quirófano. Hasta 7 de cada 10 lo harían en algún momento, frente a casi 3 de cada 10 hombres.

La asistencia psicológica, clave

Por desgracia, la administración pública no siempre es capaz de dar una respuesta completa, sobre todo en lo que se refiere al apoyo continuado que necesitan estos casos. En este punto un seguro de salud puede resultar de gran ayuda. Este tipo de pólizas permiten al paciente acceder a un amplio cuadro médico de especialistas, en el que también se incluyen psiquiatras y otros expertos que complementarán la asistencia.

Las condiciones varían de una aseguradora u otra. Algunas establecen un número de visitas a este especialista, mientras que otras fijan esta cantidad según la patología. También existen pólizas que permiten al paciente elegir libremente el especialista por el que querrá ser tratado -en estos casos se trata de algo todavía más delicado- y se le reembolsa un porcentaje de la factura hasta cierto límite. Otros servicios interesantes que incluyen algunas aseguradoras son las consultas a través de videollamadas, especialmente indicadas cuando las víctimas experimentan problemas para salir de casa y similares que todavía están por abordar.

Más allá de las mujeres referidas y en términos más generales, cabe comentar que la visita a esta clase de especialistas continúa siendo un tabú. Y no obstante la apertura que están experimentando lo más jóvenes al respecto, lo cierto es que 2 de cada 5 españoles aseguran tener problemas para reconocer e incluso para expresar sus sentimientos. Estamos hablando de un primer paso para decir cómo nos sentimos. ¿Si no somos capaces de formularlo, cómo vamos a abordar el problema? Por desgracia, los datos de Acierto.com indican que hasta el 60% de los españoles no se ha planteado nunca asistir a terapia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s