El uso de apps para ligar crece un 20% durante los días previos a San Valentín

Durante el último año los ataques informáticos a empresas se han disparado un 130%, una cifra desalentadora que ha llevado aparejada la fuga de información de miles de usuarios de todo el mundo. De hecho, fue a mediados del mes pasado cuando el experto en seguridad Troy Hunt descubrió en MEGA la que ha sido tildada como la mayor filtración de datos de la historia -733 millones de correos y 22 millones de contraseñas-. Un tipo de ataque que todavía se vuelve más delicado cuando se trata de determinadas aplicaciones.

Es el caso de Tinder y Ashley Madison -especializada en citas entre infieles-. Un hackeo a esta última dejó expuestos 37 millones de cuentas. Respecto a Tinder, uno de sus fallos de seguridad permitía entrar en la cuenta de cualquier persona con su número de teléfono, y no fue hasta este verano cuando encriptó las fotografías de todos sus usuarios. Una medida necesaria, tal y como señala el comparador de seguros Acierto.com, si tenemos en cuenta las consecuencias -legales y económicas- que estas filtraciones pueden tener para empresas y usuarios. Otro caso flagrante fue en de Grindr, que llegó a compartir datos sobre VIH de sus usuarios. Pero curarse en salud es posible.

Usuario ligón, protégete

Si finalmente decidimos emplear estas apps, lo primero será conocer al detalle los riesgos. Por ejemplo, pueden identificarnos con nuestros nombres y apellidos en los perfiles incluidos en las redes sociales, se nos puede encontrar en el mundo físico mediante la geolocalización e incluso resulta relativamente sencillo que nos roben la cuenta. También suele haber riesgos en el proceso de transmisión de datos.

Podemos protegernos mediante una contraseña segura -de al menos 8 cifras, que combine números y letras y contenga algún símbolo-, evitando los puntos de acceso Wi-Fi públicos, no guardando nuestras claves ni tarjetas en el móvil, usando una VPN y obviando rellenar la información confidencial de identificación -como dónde estudiamos o trabajamos-.

Ante la planificación de una cita física será clave quedar en un sitio concurrido -como una cafetería, bar o restaurante-. También podemos vernos para ir a pasear por un mercadillo, a una exposición, etcétera. Avisar a nuestros conocidos del dónde, cuándo y con quién tampoco estará de más. Antes de acudir puedes revisar si existen evidencias gráficas de cómo es, su número de amigos en otras redes sociales, acordar los términos del encuentro, etcétera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s