“Madreando en solitario”: En España el 10,3% de los hogares es monoparental

  • En nuestra sociedad, el modelo de familia es cada vez más heterogéneo. Hoy en día, en España el 10,3% de los hogares es monoparental. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, las ‘millennials’, además, serán la generación con más madres solteras de la historia.
  • En las familias monoparentales, concretamente en las que las madres solteras son la única figura educativa, que el pequeño se críe sin la figura paterna no tiene por qué suponer un problema, pues la calidad educacional y familiar no tiene nada que ver con el número de progenitores por el que esté compuesta esa familia, sino por el esfuerzo, cariño y constancia con el que las madres crían a sus pequeños.
  • Uno de los principales retos a los que se enfrentan este tipo de familia es a la conciliación. Roser de Tienda, quiropráctica experta en salud de la mujer, escritora y coach vital, comparte una serie de consejos sobre este tema.

Una familia no la compone únicamente un padre, una madre y un hijo. Una familia es aquella en la que tienen cabida todas las combinaciones posibles, pues lo realmente importante no es cómo está compuesta, sino el amor que en ella se fragua. Roser de Tienda, quiropráctica experta en salud de la mujer, escritora y coach vital, reflexiona sobre las familias monoparentales, concretamente, sobre lo que supone “madrear en solitario”.

El modelo familiar ha evolucionado con el paso del tiempo, sin embargo, una parte de la sociedad no lo ha hecho de igual manera. Anclados en el modelo “tradicional” piensan que una familia está coja si alguna de sus dos partes (padre o madre) falta.

“El único problema de ser madre soltera es el impuesto por la sociedad, por las etiquetas. Las etiquetas son las que más perjudican y hacen un flaco favor a las generaciones futuras. No tiene por qué existir la figura masculina, y si lo hiciera, no tiene por qué ser un padre. Puede ser un hermano, un abuelo o incluso un amigo. La madre hará el papel doble y se ayudará de las personas que le rodean. No es ni mejor, ni peor que cualquier otro modelo familiar, simplemente es diferente”, explica Roser de Tienda.

No importa el sexo de los padres o si la familia está compuesta únicamente por una madre o un padre, lo importante es que a la hora de dar el paso de formar una familia, la persona o personas que lo vayan a dar sean plenamente conscientes del cambio tan importante que va a experimentar su vida, y decidir si realmente están preparados para ello.

“Madreando en solitario” es un modelo de familia completamente válido, compuesto por madres valientes que tuvieron un sueño y lucharon por abrirse camino hasta conseguirlo, sin que la opinión del resto les hicieran mella.

Ya sea porque lo han elegido o les ha venido impuesto, ser madre soltera será ser la superheroína del día a día de su pequeño. La persona que con cariño trabajará de forma incansable para dar siempre lo mejor de sí por el bien de su hijo, creando un vínculo emocional y unidireccional muy fuerte.

“Sin embargo, cuando una mujer toma la decisión de dar este paso hacia delante, no todo es un camino de rosas. Decidir ser madre en solitario te cambiará la vida y como todo, tiene sus pros y sus contras”, comenta De Tienda.

Muchas madres solteras confiesan sentirse en una especie de montaña rusa emocional constante, desbordadas por la responsabilidad, el cansancio y el esfuerzo continuo para que todo salga bien.

Según de Tienda, “la culpabilidad también acecha, porque la rutina se convierte en una agenda saturada en la que dejar al pequeño en la guardería para después ir a trabajar, y de nuevo al terminar, volver a por el pequeño y no parar hasta que se duerma, provoca un sentimiento de cansancio constante al tener que hacer todo ellas mismas. Realmente ser madre soltera es tan difícil como parece, aunque el resultado sea de lo más gratificante”.

Consejos para madrear en solitario

Roser de Tienda, quiropráctica experta en salud de la mujer, escritora y coach vital, comparte una serie de consejos para que a las madres solteras les sea más fácil conciliar y gestionar su día a día.

1. Cuidar de ti misma es cuidar de tu familia.

Es importante que las madres reserven un rato para sí mismas cada día y dedicarlo a lo que mas les guste: ver su serie favorita, leer en la cama o hacer deporte.

Cuidarse física y emocionalmente será primordial para poder cuidar de otros.

Si están bien consigo mismas, se cuidan y se dedican un tiempo cada día, será más fácil poder sobrellevar cualquier reto que se les presente.

2. Las citas son un acto de malabarismo, pero es factible (¡hazlo!)

A la mayoría de las madres solteras les cuesta tiempo volver a salir de nuevo y ninguna toma a la ligera el presentar una pareja a su hijo.

Es lógico que quieran compatibilizar su vida de madre con su vida de mujer soltera. Les apetece salir una noche a cenar con sus amigos, disfrutar de una vida social activa, al igual que les encanta estar de vuelta en casa con sus hijos buscando una pieza de Lego, cantando el abecedario o viendo a La Patrulla Canina.

Es bueno saber compartimentar las distintas facetas y partes de tu vida, ya que éstas serán el equilibrio que les permita recargar pilas.

3. Habla con tus hijos.

Criar a un bebé o a un niño pequeño por sí solo es muy diferente de criar a un inquisitivo niño de cinco años cuyos amigos tienen madres o padres que viven juntos o están involucrados.

Según la edad del niño, cuando haga preguntas es importante responder con sinceridad, con respuestas rápidas y fáciles de entender. Expertos en psicología infantil aseguran que un método efectivo es responder con naturalidad, sin mentir.

Será importante no decir nada negativo, pues esta conversación irá evolucionando a medida que el pequeño crezca y se haga más curioso. Un consejo: puedes tratar de planificar con anticipación cómo vas a responder.

Es normal que se la madre llegue a sentirse triste, ansiosa, culpable o incluso enfadada después de mantener una conversación tan difícil y delicada como ésta, pero será importante mantener la calma, para que el pequeño vea que es algo normal y que puede preguntar o sacar el tema todas las veces que lo necesite.

4. Necesitas ayuda.

A pesar de lo que digan, nadie puede llegar a ser una madre perfecta.

Se debe pedir ayuda y aceptar ayuda, especialmente si es una madre soltera sin ningún otra figura que pueda colaborar. Hay que entender que “estar conectado” las 24 horas, los 7 días de la semana, llevará al agotamiento.

Por eso, para la experta, hay que decir sí cuando los familiares y los amigos se ofrecen para cuidar al niño. Ya se lo agradecerá invitándolos a un café o incluso, devolviendoles el favor cuidando otro día a sus hijos.

También es bueno apuntarse a las asociaciones para madres solteras. Pertenecer a una comunidad da seguridad, además de que en estos espacios suele haber intercambio de actividades en las que niños y madres pueden participar.

5. Fomenta un plan de ahorro.

Hay que tratar de no agobiarse pensando en la posibilidad de perder el trabajo, será una preocupación que lleve a un estado de alerta que muchas veces es sin motivo.

De todas formas, será importante dedicar una parte del sueldo a ahorrar para el futuro. Además, siempre habrán gastos inesperados, no importará cuánto dinero pueda ganar pues será necesario atender todas las obligaciones financieras básicas que conlleva criar a un niño. Se sumarán seguros de vida, atención médica e incluso un plan de ahorro para la universidad, entre otras cosas.

Tener un fondo de previsión para gastos inesperados le hará sentir mayor seguridad.

6. No te compares.

Compararse con el vecino solo traerá frustración y envidia, sentimientos que provocarán una sensación de vacío por no estar en la misma situación que otra familia.

La imagen que se proyecta al exterior no siempre tiene por qué ir en concordancia con la realidad, por lo que caerá en saco vacío que compares tu situación con cualquier otra.

Se debe disfrutar de cada etapa de la infancia de un niño, sin pensar en cómo ésta podría ser mejor, ya que eso solo hará que se desperdicie el tiempo y no se exprima cada momento, a la larga se agradecerá.

7. Evita la sobreprotección.

Las familias monoparentales pueden tender a sobreproteger a su hijo, es lo único que tienen y no quieren que nada les ocurra.

Esta actitud solo provocará consecuencias negativas que afecten en la maduración y crecimiento del niño. Hay que tratar de mostrar una actitud equilibrada, que sume y no reste en el desarrollo emocional del pequeño.

Al final, no importará el número de miembros por el que esté compuesta una familia, la calidad educacional y emocional del pequeño dependerá de cómo su progenitor o progenitores actúen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s