Nunca se debe subestimar el poder de la primera impresión

 

Un reciente estudio proyecta que el 83 por ciento de las decisiones que tomamos están fuertemente influenciadas por lo que vemos, por la denominada primera impresión. Y más que un tema estrictamente ligado a la vanidad o la superficialidad, constituye una parte fundamental del ser humano para formar una opinión.

Bajo esta premisa diversos factores como la vestimenta, el peinado o el corte de pelo adquieren gran relevancia.

En ese sentido, es clave tener una visión integral de uno mismo para poder construir y cuidar lo que comunicamos con nuestra imagen.

Cuando nos cruzamos con una persona por la calle, cuando nos presentamos en una entrevista de trabajo, antes de pronunciar palabras ya está transmitiendo una fuerte impresión que se convertirá en parte de tu “marca personal”. Ante esto conviene no confundirnos y pensar que para una entrevista de trabajo hay que vestir de forma ostentosa, por el contrario, la imagen de un profesional suele ser sencilla, y perfectamente encontraremos la ropa ideal para esta y otras ocasiones en “tiendas normales” sin necesidad de comprarnos un traje a medida para la búsqueda de empleo (al menos no será necesario para el 99 por ciento de los empleos).

Para vestir adecuadamente lo importante es analizar la ocasión y adaptar nuestra imagen a cada situación concreta reflejando lo que queremos transmitir.

La imagen suele ser más efectiva que mil palabras, pero no solo la imagen cuenta, también el lenguaje corporal y verbal son de suma importancia. Por ello conviene no olvidar algunos consejos para proyectar una imagen adecuada sea cual sea la ocasión.

  • Cuida siempre la higiene personal y nunca caigas al nivel más básico.
  • Maneja correctamente tu lenguaje tanto oral como escrito. Lo que dices también habla sobre ti.
  • En relación con la apariencia mantén una línea adecuada. Si eres mujer y tienes un evento, ya sea formal o informal, recuerda que para una mujer el pelo es uno de los elementos que más llaman la atención si se lleva descuidado.
  • Debes tener tu propio estilo y buscar ese equilibrio entre lo formal y lo casual sintiéndote cómodo. Recuerda que la ropa no lo es todo.
  • Cuida esos pequeños detalles que te pueden hacen estar incomodo. ¡

Todos los seres humanos proyectamos una imagen que nuestro entorno comienza a formarse a partir de nuestro aspecto físicos, se fortalece con todo aquello que dejamos ver de nosotros y se consolida con lo que los demás perciben e interpretan de cada una de nuestras actuaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s